Redcord.net

Las células madre son los “bloques constructores” de su sangre y su sistema inmunológico. Existen tres fuentes principales de células madre: la médula ósea, la sangre periférica (que circula por todo el cuerpo) y la sangre de cordón umbilical. Las células madre son las “células maestras” encargadas de producir los diversos tipos de tejidos en el cuerpo. Los investigadores esperan que en un futuro las células madre puedan ser utilizadas para reparar el daño cerebral después de una embolia, reparar daño de médula espinal, desarrollar nuevos vasos sanguíneos, tratar padecimientos tales como el Alzheimer, Parkinson, diabetes y todos los días aparecen nuevas aplicaciones.

Existen tres fuentes principales de células madre: la médula ósea, la sangre periférica (que circula por todo el cuerpo) y la sangre del cordón umbilical.

Las células madre del cordón umbilical tienen cualidades biológicas únicas. Estas células son entre ocho y diez veces más prolíferas que las células de la médula ósea, son inmunológicamente inmaduras y tienen mayor probabilidad de ser compatibles entre los miembros de una familia. Además, las células tomadas de la sangre del cordón umbilical que se congelan desde el nacimiento, no experimentan el mismo proceso de envejecimiento ni la misma exposición a virus y agentes infecciosos externos que las células madre proveniente de donantes adultos.

Las células madre de cordón umbilical tienen cualidades biológicas únicas. Estas células son entre ocho y diez veces más prolíferas que las células de la médula ósea, son inmunológicamente inmaduras y tienen mayor probabilidad de ser compatibles entre los miembros de una familia. Además, las células de cordón umbilical que se congelan desde el nacimiento, no experimentan el mismo proceso de envejecimiento ni la misma exposición a virus y agentes infecciosos externos que las células madre proveniente de donantes adultos.

Con suerte sí. Sin embargo, muchos pacientes no pueden encontrar un posible donador. Las células madre de un pariente (de preferencia hermano(a)) generalmente sonla mejor opción de tratamiento. De hecho, un estudio ha demostrado que la probabilidad de sobrevivir un año para pacientes tratados con sangre de cordón umbilical de un hermano es de aproximadamente 63%. Si se trata de un donador “no familiar”, esta sobrevida disminuye a solo un 29%.

Más importante aún, debido a que las células inmunológicas son inmaduras, la sangre de cordón umbilical tiene dos veces más probabilidad de ser compatible entre hermanos comparada con la médula ósea.

Células madre de sangre de cordón umbilical de donantes “relacionados” también reducen el riesgo de la enfermedad por rechazo de injerto contra huésped (GVHD por sus siglas en inglés), es decir la posibilidad de rechazo del trasplante por el paciente, una de las principales causas de muerte en trasplantes de células madre.

Un banco público puede ayudar al paciente a encontrar una muestra adecuada para trasplante, pero ésta puede no ser la mejor muestra o la más preferida además se incurre en costos muy altos

Las técnicas de preservación celular nos aseguran que las células conservadas en forma adecuada pueden sobrevivir por tiempos muy prolongados. Los lineamientos sobre células madre de la sangre de cordón umbilical del departamento estatal de salud del estado de Nueva York indican que: “No existe actualmente evidencia de que células almacenadas a –196 o C que no han sido perturbadas, pierdan ya sea su viabilidad determinada in-vitro o su actividad biológica. Por lo tanto, en este momento, no existe una fecha de caducidad que pueda asignarse a la sangre de cordón que ha sido guardada de forma continua en nitrógeno líquido”.

La historia familiar no es un indicador preciso del riesgo de desarrollar cáncer. Las causas de muchos tipos de cáncer así como de otras enfermedades son desconocidas. Muchas personas guardan la sangre de cordón umbilical principalmente por sus aplicaciones futuras aún en desarrollo y no solo por la posibilidad de cáncer en el futuro.

Cada hijo es genéticamente único. Guardar la sangre de cordón umbilical de todos los hijos en una familia, provee de fuentes “relacionadas” de células madre para su uso potencial y aumenta las probabilidades de una adecuada compatibilidad. En el caso de gemelos, también es importante guardar la mayor cantidad de células madre y se recomienda recolectar la sangre de cordón de ambos bebés. En general, el volumen de recolección por bebé es menor en embarazos múltiples, por lo que el recolectar la sangre para ambos bebés ayuda a garantizar una mayor cantidad de células madre para trasplante si algún día se requiere. Generalmente, la sangre de cordón umbilical de cada bebé se guarda por separado, aún en los casos de gemelos idénticos.

Las células madre de cordón umbilical son consideradas como uno de los recursos biológicos más prometedores en el tratamiento médico de diversas enfermedades. La mayoría de las familias lo hacen para sentirse tranquilas y satisfechas de haber aprovechado este recurso, sabiendo que las células madre pudieran tener usos actuales y futuros muy valiosos para su familia. El guardar la sangre de cordón umbilical aumenta las probabilidades de que si alguien en su familia requiere de un trasplante de células madre, pueda utilizar este recurso proveniente de un pariente cercano. Esto es importante ya que algunos estudios han revelado que los trasplantes de células madre de un pariente o “familiar” cercano, resultan en un índice del doble de supervivencia comparados con aquellos de donadores “no familiares”.

Las células madre de su bebé tienen una perfecta compatibilidad con él mismo, hasta el 80% con sus hermanos y hasta el 40% con sus padres.

Absolutamente no. Usualmente la sangre del cordón umbilical de un bebé se deshecha junto con el cordón y la placenta después del nacimiento. Cuando usted solicita que se recolecte la sangre de cordón umbilical, lo único que cambia del procedimiento normal, es que después de que nace el bebé y una vez que se ha cortado el cordón, se recolecta la sangre del cordón en lugar de tirarla sin que exista ningún riesgo para la madre o él bebe. En realidad se trata de un procedimiento muy sencillo que toma unos pocos minutos.

Hasta ahora, las células madre de cordón umbilical se han utilizado para tratar cánceres, trastornos de la sangre y trastornos genéticos como la leucemia, enfermedad de Hodgkin y anemia aplásica. (La sangre de cordón umbilical es una fuente alterna de células madre para tratar las mismas enfermedades asociadas actualmente con los trasplantes de células madre de médula ósea.) En un futuro, las células madre podrían utilizarse en nuevas terapias como la reparación de daño cerebral y de médula espinal y tratamientos de enfermedades cardiovasculares o diabetes. Todos los días aparecen nuevos usos potenciales de este valioso recurso biológico. Ver enlace